Qué se encuentra detrás del blanqueo de capitales .

Qué hay detrás del blanqueo de capitalesEl blanqueo de capitales suele estar asociado al crimen organizado con un objetivo: generar beneficios a través de actividades delictivas como el terrorismo, la corrupción política, el narcotráfico, el contrabando, el tráfico de seres humanos, la prostitución, el soborno y la estafa a través de Internet, entre otras.

Se trata de un problema de enorme magnitud. El Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó hace una década que la magnitud del blanqueo se sitúa entre el 3% y el 5% del Producto Bruto Mundial (PBM). Es decir, dado que el PBM mundial en 2007 era aproximadamente de 72,3 billones de dólares, la cantidad de dinero blanqueado en dicho año osciló entre los 2,17 billones y los 3,61 billones de dólares. Hoy la cifra es mucho mayor.

Tal y como sostiene Juan Miguel del Cid Gómez (Profesor de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad de Granada e investigador-colaborador del Real Instituto Elcano), la financiación del terrorismo es, quizás, uno de los aspectos más directamente relacionados con el blanqueo de capitales.

Su relación con el terrorismo

Desde los atentados contra las Torres Gemelas en Nueva York (11 de septiembre de 2001) y tras el incremento de la barbarie yihadista, ha aumentado la preocupación por atajar la relación entre blanqueo de capitales y terroristas. No debe olvidarse que las actividades delictivas generan cuantiosos beneficios que los delincuentes intentan camuflar introduciéndolos en el sistema financiero sin levantar sospechas.

Así, los grupos terroristas suelen utilizar “empresas pantalla” con propósitos aparentemente comerciales y legítimos, en las que mezclan ingresos lícitos con ganancias ilegítimas, con la intención de confundir a los inspectores. Estas compañías están radicadas frecuentemente en centros financieros extraterritoriales (offshore) que facilitan el anonimato para proteger al propietario real de cualquier acción de la justicia. En muchos casos, las organizaciones delictivas y los grupos terroristas emplean incluso a los mismos profesionales (contables y abogados) para transferir sus fondos de un lugar a otro.

En ambos delitos se utilizan mecanismos bien definidos dentro del sistema financiero formal, como las transferencias fraccionadas, las cuentas corresponsales y las operaciones de seguro.

Los narcotraficantes utilizan igualmente métodos informales para transferir sus fondos. Un método común es el contrabando de dinero, gemas o metales preciosos a través de las fronteras.

Medidas contra el blanqueo de capitales

Aunque puede haber algunas diferencias entre el blanqueo de capitales y la financiación terrorista, las medidas para combatir uno y otro fenómeno son básicamente las mismas: adiestramiento de expertos investigadores financieros, intensa coordinación internacional, identificación temprana de las actividades sospechosas, controles internos en las entidades, establecimiento de unidades de inteligencia financiera, confiscación de activos y puesta en marcha de legislaciones reforzadas para luchar contra esta amenaza (tal y como ha hecho, por ejemplo, la Unión Europea al poner en marcha la Cuarta Directiva contra el blanqueo de capitales, que otorga a los registradores de la propiedad un papel preponderante en la lucha contra esta lacra).

No debe olvidarse que los peligros que encarna el blanqueo de capitales van siempre más allá del propio delito. Los movimientos incontrolados de dinero no sólo se traducen en una portentosa evasión de impuestos, también repercuten en los mercados financieros y en los tipos de cambio de las monedas, pudiendo aumentar su volatilidad.

Es incuestionable que el blanqueo de capitales supone unos importantes e inaceptables costes políticos y sociales para cualquier país. La influencia política y económica de este delito suele debilitar el tejido social, las normas éticas colectivas y, en consecuencia, erosiona las instituciones democráticas de cualquier sociedad. Se trata, por lo tanto, de una cuestión de Estado. En consecuencia, urge dotar a España de una legislación que permita a los registradores activar todo su potencial para combatir el blanqueo, con el Centro Registral Antiblanqueo a la cabeza.

 

 

Dejar respuesta