La Contaduría de Hipotecas, antecesora del Registro de la Propiedad

Contaduría de hipotecasEn la Contaduría está “el rostro oculto de Madrid”, “el rastro minucioso de cada lugar”. Así describe el Registrador de la Propiedad, Antonio Pau (Madrid en sus libros. Madrid: Trotta, 1999) a la que puede considerarse como precursora del Registro de la Propiedad: la Contaduría de Hipotecas.

Creada en 1646, era la institución encargada, fundamentalmente, de llevar en libros los negocios que se hacían sobre los inmuebles de Madrid como ventas, herencias, obligaciones, censos, fundaciones, etc. A partir de la Pragmática de Carlos III de 1768 se extiende a toda España bajo la denominación de Oficio de Hipotecas, aunque se le siguió conociendo con el nombre de Contaduría, que fue sustituida por el Registro de la Propiedad en 1861.

La Contaduría recibe una organización más racional y sistematizada tras los cambios urbanos del XVIII, que impulsan una ciudad más europeizada, con vías más anchas, y mejores servicios públicos, y sobre todo tras la Visita General de Regalía de Aposento que, por orden del rey, se realiza en torno a 1750 para levantar acta de todas las casas de la ciudad. La reseña de cada una de estas visitas incorpora tres documentos: el cuaderno de la visita, donde se describe física y jurídicamente cada una de las viviendas; el cuaderno de alquileres, donde se consigna la renta anual que cada arrendatario está obligado a pagar, y el plano de cada manzana, con los linderos y la superficie exacta de cada vivienda.

Las consecuencias de este Reconocimiento o Visita General, que dejó un rastro visible en pequeños azulejos de letra azul que perduran en muchas casas de la capital, son decisivas para la organización de la ciudad: no solo los planos recogen esa numeración, sino que el Oficio de Hipotecas adapta su estructura a ella.

Los libros de la Contaduría de Hipotecas que hoy se conservan, cuya custodia y gestión está a cargo del Colegio de Registradores, representan un archivo de interés jurídico e histórico, al revelar una parte de la Historia de Madrid, entre los siglos XVII y XIX. La mayor parte de los mismos están clasificados por manzanas, coincidiendo con el plano de Madrid de 1769, cuando la ciudad contaba con 557 manzanas o islas y 7.500 casas.

El Colegio de Registradores de España y la Universidad Autónoma de Madrid, a través de su Fundación, han firmado un convenio para la ejecución de un proyecto que permitirá la instalación, identificación y descripción de estos fondos documentales.

Esta iniciativa, cuyo objetivo final consiste en poner a disposición de la comunidad científica y de la sociedad en general los documentos de la Contaduría de Hipotecas, se enmarca en las actividades del Centro de Investigación de Derecho Registral de la Universidad (CIDRE-UAM), constituido con la finalidad de servir como plataforma para fomentar la investigación, el debate y las publicaciones en el ámbito del Derecho registral y de la denominada seguridad jurídica preventiva.

 

 

Dejar respuesta