La Agenda del Cambio. Por F. Acedo-Rico

Agenda del cambioEl Gobierno el pasado día 8 de febrero, presentó la Agenda del Cambio para impulsar reformas con la finalidad de conseguir un crecimiento de nuestro país más inclusivo y sostenible. Los principales puntos de los que consta son los siguientes: sentar las bases de un crecimiento inclusivo y sostenible; apostar por la formación y el capital humano; impulsar la transición ecológica; promover el avance científico y tecnológico; avanzar hacia un mercado laboral eficiente y justo; reducir la desigualdad y proteger el estado bienestar; y progresar hacia una administración más eficiente al servicio de la ciudadanía.

Las bases sobre las que se asienta la confección de esta Agenda del Cambio son la formación, la transición ecológica, el fomento de la investigación y la consecución de un mercado laboral equilibrado y una administración más eficiente.

El documento contiene unas sesenta medidas y reformas por las que se pretende conseguir un sistema productivo que además respete el medio ambiente y creé una sociedad más igualitaria. La propia ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño ha afirmado que el principal objetivo de esta Agenda está fundamentada en “una visión de futuro, por encima de las cuestiones del día a día” y también ha manifestado que pretende crear “un proyecto ilusionante que embarque el conjunto de nuestra sociedad y consiga el país que queremos”. De hecho, uno de los principales objetivos, según la ministra, es mejorar la formación y el capital humano, consiguiendo en un plazo corto que el 90% de los jóvenes cuenten con al menos la titulación de educación secundaria.

Otra de las principales medidas es impulsar la transición ecológica, con la finalidad de reducir en un tercio antes de 2030 las emisiones en las ciudades y que las fuentes de generación renovables sean el 70% del total de las fuentes de energías utilizadas. Esta transición ecológica, me parece al menos un término cuando menos curioso, ya que no queda demasiado claro cómo se pretende hacer esta adaptación. Estos últimos años no hemos escuchado otro mensaje que el de ser respetuoso con el medio ambiente, pero por el contrario debemos seguir creciendo y avanzar como sociedad humana y tecnológica, sin contar con los medios y apoyos de la Administración necesarios para llevar a cabo tal simbiosis.

Hoy en día personalmente no puedo apreciar grandes avances en el respeto por el medio ambiente, las energías renovables siguen estando en un segundo plano y salvo las “medidas anticontaminación” del Ayuntamiento de Madrid, por cierto, bastante discutibles, no se aprecia ningún cambio sustancial en esta materia. El tercer eje de esta agenda se centra en conseguir un mercado laboral que sea “eficiente y justo”, dos términos a mi entender bastante extensos y globales por su falta de definición, más tratándose de un ámbito vital en el crecimiento y modernización de un país, para ello la ministra afirma que se redactará un nuevo Estatuto de los Trabajadores del siglo XXI y que reformará el sistema de la Seguridad Social.

Por otro lado, también se plantea la necesidad de conseguir una administración más transparente y eficiente y siempre al servicio del ciudadano. Para ello se anuncia que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal realizará un ejercicio de evaluación del gasto, dentro de su Plan de actuación para 2019.

El quinto punto de la agenda, a nivel personal me parece el punto más transcendente a tratar hoy en día, y se centra en “reducir la  Sin ninguna duda este es el punto más importante a abordar y que no puede caer en saco roto.

Nuestra sociedad actual necesita de medidas urgentes promovidas por la Administración que combata la palpable desigualdad instalada en algunas esferas de la sociedad de nuestro país. No puede existir una familia sin vivienda, no puede haber un niño sin derecho a la educación y a optar a las oportunidades que tienen el resto. Si perdemos esta perspectiva de futuro todo lo demás que hagamos no servirá para nada, nuestra sociedad se vendrá abajo como un “castillo de naipes”. Esta Agenda del Cambio, se presenta posiblemente en uno de los momentos más convulsos de nuestra política, pero no hay que perder la objetividad y siempre trabajar con un objetivo claro, hay que dejar al margen las diferencias políticas entre partidos.

Esta Agenda del Cambio contiene un libro de ruta que puede ayudar mucho a este país conseguir volver a una senda de crecimiento y estabilidad económica. Hoy en día nuestro país se encuentra en una situación difícil para afrontar “cambios” tan transcendentales, cambios que sin ninguna duda necesitan el apoyo de una administración fuerte y sólida.

Fernando Acedo-Rico es Registrador de la Propiedad y director de Relaciones Institucionales del Colegio de Registradores 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here