Hablamos con José Miguel Masa sobre la lucha contra el blanqueo de capitales

José Miguel Masa Con motivo de la próxima transposición de la IV Directiva Europea para crear un sistema registral nacional de identificación de “titulares últimos” y el papel de España en este nuevo contexto, José Miguel Masa Burgos, registrador y director del Centro Registral Antiblanqueo (CRAB), aborda las principales cuestiones que rodean la persecución del lavado de dinero en la actualidad, una lacra íntimamente asociada al crimen organizado que afecta a la mayoría de economías desarrolladas.

  1. ¿Qué papel juega el CRAB en la prevención del blanqueo de capitales?

Todos los sujetos obligados – esa amplia categoría de la sociedad civil que debe colaborar en las tareas de prevención – deben realizar una remisión de datos sospechosos al organismo nacional competente en la materia, cada vez que en sus operaciones específicas haya algún indicio de este tipo de delito.

Así por ejemplo, cuando en un casino de juego, en una inmobiliaria, una entidad financiera o un operador jurídico detectan una posible actividad que puede ser indiciaria o constitutiva de lavado de activos, se notifica a organismo creados al efecto por las Directivas.  Estos organismos son, a nivel europeo, lo que se llaman Unidades de Inteligencia Financiera (FIU, por sus siglas en inglés), que, en nuestro país, el correspondiente, es el SEPBLAC. Cada sujeto obligado remite al SEPBLAC esos indicios, que este analiza y, como consecuencia de su valoración, o bien los remite a la Agencia Tributaria, a la Justicia o los archiva.

La Ley de 2010 y el Reglamento de 2014 establecen que las profesiones colegiadas pueden constituir Órganos Centralizados de Prevención, que  son unos órganos interpuestos entre la sociedad civil, que debe colaborar, y el SEPBLAC. En este momento en España existen dos órganos centralizados de prevención, el Notarial y el Registral, siendo este último el Centro Registral Antiblanqueo, por sus siglas CRAB.

Estos órganos tienen una doble finalidad. La primera, de marcado carácter externo, pretende que la carga de trabajo del SEPBLAC disminuya porque la labor de análisis y búsqueda de información se realiza por el órgano centralizado de prevención de esas profesiones colegiadas, remitiéndose un expediente bastante completo al Servicio Ejecutivo.

La segunda finalidad de estos órganos es de carácter interno y se refiere a los sujetos obligados que forman parte obligatoriamente de los correspondientes OCP, y tiene dos aspectos importantes:

A.-Eximir de responsabilidad a los sujetos obligados que detectan una posible operación de blanqueo de capitales y la comunican a su OCP. Cuando esa comunicación se recibe en la OCP se estudia, analiza e investiga para llegar a una posible conclusión que, o bien es indiciaría de blanqueo –en cuyo caso se remite al SEPBLAC-,  o bien, si no lo es, se archiva a la espera de aportación de nuevos datos.

B.-Colaborar en el cumplimiento de sus obligaciones legales, facilitándoles apoyo, legislación, supuestos indiciarios, manuales de procedimiento, auditorías externas, evaluaciones internas, cursos de formación para los Registradores y su personal auxiliar, etc.

Concluyo diciendo que en el año 2016 el Centro Registral Antiblanqueo ha analizado 16.000 comunicaciones de todos los Registros de la Propiedad, Mercantiles y Bienes Muebles de España. De esas 16.000 comunicaciones indiciarias, hemos considerado suficientemente sólidas, como para abrir un expediente de investigación, alrededor de 400 que se han remitido al SEPBLAC.

Desde enero a octubre de este año 2017  los datos que tenemos son, 13.136 comunicaciones de los diferentes Registros de las que, después de examinadas todas los recibidos, se han comunicado al SEPBLAC 140 expedientes con indicios muy sólidos de blanqueo de capitales.

Si un colectivo de 1.200 personas, remite a su OCP alrededor de 16.000 comunicaciones indiciarias, el volumen de comunicaciones que recibe el SEPBLAC procedentes de  todos los sujetos obligados es importantísimo.

  1. ¿Por qué es importante la transposición de la IV Directiva Europea en España?

La persecución del blanqueo de capitales tiene carácter supranacional porque los delitos subyacentes pueden realizarse en un país y la colocación de los fondos obtenidos ilícitamente puede realizarse en países distintos, normalmente, a través de un entramado de sociedades diversas, domiciliadas en varios países, constituidas a su vez por otras sociedades domiciliadas en otros territorios y, así, indefinidamente, como ya hemos señalado.

Con estos entramados tan complejos, las labores de investigación son muy difíciles y muy largas por la negativa de algunos países a suministrar información o, sin negarse, por emplear tácticas dilatorias. Todo ello lleva a la práctica imposibilidad de descubrir el verdadero titular de las sociedades, él que detenta los títulos societarios.

Saber quién sea el titular último de la sociedad posibilitará iniciar contra él o ellos los procedimientos penales oportunos que, además de imponer el castigo a los blanqueadores, tendrá un efecto disuasorio en la comisión del delito previo y subyacente.

La Cuarta Directiva del Parlamento y del Consejo de 2015 establece los criterios por los que han de regirse los países de la Unión para lograr la identificación y posterior detención de los titulares reales de las sociedades.

La transposición de la Directiva es un instrumento fundamental para que las Fuerzas de Seguridad puedan desarrollar su trabajo de manera más eficaz, lo que justifica la importancia que tiene su pronta transposición al Derecho interno español.

Como quiera que la Directiva ha sido ya transpuesta por gran número de países de la Unión, se ha abierto expediente sancionador a nuestro país por no haber realizado la transposición en el plazo fijado, 26 de junio de 2017.

  1. ¿Por qué son los registradores de la propiedad los profesionales más adecuados para certificar la titularidad real de las participaciones sociales?

En los Registros Mercantiles españoles están inscritas 3.300.000 sociedades y alrededor de 10.000.000 de titulares de las acciones y participaciones sociales. Esta enorme base de datos, que lo único que necesita es actualizarla mediante el sencillo procedimiento que el Colegio de Registradores tiene diseñado, no puede ser ignorada por nuestra sociedad que tiene que aprovecharla para luchar contra el blanqueo de capitales.

Para la plena operatividad de nuestra base de datos se requiere que la transmisión de los títulos societarios sea documentada en escritura pública e inscrita obligatoriamente en el Registro Mercantil.

Existen otras razones que justifican la posición del Colegio de Registradores:

1ª.- Los Registros Mercantiles son la única institución donde se recogen todas las transmisiones de los títulos, sean autorizadas por notarios españoles o extranjeros o sean ordenadas por la Autoridad Judicial o Administrativa.

2ª.- La titularidad del vendedor sólo se puede acreditar mediante la legitimidad que otorga la inscripción en los Registros Mercantiles. Acreditar la titularidad mediante una manifestación de parte que se recoge en un Acta es insuficiente y, sobre todo, ineficaz. Si un propietario de títulos societarios quiere obtener un préstamo bancario garantizado con los títulos, el Acta de manifestaciones no servirá para obtener el préstamo y, lógicamente, la entidad financiera exigirá que se aporte certificación registral acreditativa de tal extremo.

3ª.-La cuarta Directiva europea en la materia establece que las titularidades reales se inscriban en Registros Mercantiles o de Comercio, no en otras instituciones, lo que posibilitara que los datos inscritos puedan fácilmente consultarse mediante la interconexión de los registros, que ya es una realidad en Europa. Es impensable que cualquier base de datos ajena a los registros se conecte con los Registros Mercantiles europeos.

4ª.- El país que incumpla la cuarta Directiva se convertirá en una especie de territorio de impunidad donde las organizaciones criminales actuaran a sus anchas, lo que repercutirá negativamente en el desarrollo económico de ese territorio.

Dejar respuesta